Archivo de la categoría: Poemas de Perdón

Serena ..( Ella Es La Soledad Y Momentos Tristes, Le Pedimos Que Nos Deje Un Poco De Libertar Para Poder Avivar El Alma ).

Fría noche serena…

Despierta mi alma que divaga tus consejos  y va sin rumbo mientras duermo…

Dile que el sol llega al amanecer…

Que su rostro húmedo por dolor y agonía se dispersen en su sonrisa…

La brisa acaricia su piel y sus ojos color de miel brillaran como estrella en un cielo despejado, cuando estés a mi lado…

No podrás caminar por la obscuridad sin luz, serena, Mientras mas divagas mas envenenas su voz…

Suena y suena el murmullo del silencio misterioso…

Pensamientos.
Llegada de la noche fría.

Acompaña esta hermosa melodía, porque lo obvio no es escucharle su ignorancia…

Mas simplemente amarle insensatamente….

 

 

 

 

 

  

Si te gustó, ¡compártelo!

Tu Recuerdo En Mi Corazón

han pasado tantos años, la vida es vacía en mi oscuro universo,

tengo metas, pero muchas páginas rotas en mi pensamiento,

no soy el mismo desde aquella partida que destrozó mi cuerpo y corazón.

Te ame con las fuerzas que un ser humano no podría soportar,

talle mi vida y mi amor para una doncella sin dolor,

perdido y enamorado, me encuentro vagando entre cuentos y poemas,

sabiendo que nunca veras lo que siento, llorando profundamente,

seco por el dolor y el vacío de tu existencia que cada DIA me mata ,

la sangre se me ha secado de tanto pensar, de ver tu rostro en el cielo,

de no poder besar tus labios y tener tu cuerpo a mi lado,

sentado con el verdugo me lamento y suspiro profundo,

porque el amor que me tenias se ha esfumado y lo has desechado,

crítico es mi momento en el mundo vacío y siniestro y mas sin tu amor que me mantenía con aliento.

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Necropoli De Amor

Necropoli de amor

Es sincero el amor cuando se pierde y las lágrimas son la copa del dolor, es una locura siniestra y un deseo de tormento,

caricias fueron y olvido perpetuo el abandono de tu amor al cielo,

eres necropoli de amor, perplejo y moribundo dejaste mi corazón abierto, bebiste de la copa de mis sentimientos y al borde de la muerte me encuentro,

no maldigo mi amor por tu desprecio, ni la luna por tu recuerdo, derramo en mi tus palabras y atravieso mi cuerpo por tu abandono,

DIA a día espero al verdugo con los brazos abiertos, perdiendo esperanza y muriendo por dentro, seco y vacío voy con el viento,

no puedo quemar tus recuerdos, mi alma se seca y mis huesos se quiebran, el universo se ha caído por completo en mi cuerpo,

desdicha es este dolor entre el infierno que tengo, perdiendo la vida en un suspiro por desamor imperfecto, bebiendo tu cuerpo y calmando mi ira me mantengo,

porque ya estoy muerto y no tengo amor en mi pecho, porque tu todo me lo has devuelto.

Si te gustó, ¡compártelo!

Una Poesía Para Ella

Esto es lo que siento por ti cada dia, http://cuanto-daria-amor

esperando por tu recuerdo entre mi pecho, cortando el viento con mis palabras, besando tu silueta en mis pensamientos y vertiendo de tu amor en mis sentimientos,

mirando en el extenso cielo tu figura en el universo, escribiendo en mi piel tu nombre y enredando en mis dedos tus hermosos cabellos

mujer preciosa, perfecta creación, que inspiras mi corazón y construyes de tu amor en mi cuerpo, me tayas con tus palabras

me cambias el corazón y penetras en lo más profundo de mi alma, te adueñas completamente de mi, derramas de mis pensamientos todas mis poesías, me haces vivir enamorado completamente de ti,

no encuentro palabras para esta locura, para este cuento largo y extenso, donde tu eres mi perla de mar y mi princesa.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

La Chica De Mis Sueños

Me la mamaba,

estaba dura,

y no me refiero a mi polla,

ella estaba dura

 

Le cogía de los hombros

apenas se movía,

estaba congelada, y fría,

como los muertos

 

Sí, estaba muerta

y yo insistía en que me la mamase,

entre más insistía más duro

su cuerpo se volvía.

 

Hasta que a base de insistir

al fin me la empezó a mamar,

hasta que le dio por hablar

 

Empezó a gritar,

a escupirme,

decía que daba asco tremendo

que ojalá me muriera.

 

Todo eso mientras me hacía una paja,

con el cejo fruncido,

con cara de odio,

rechinando los dientes,

jalando con fuerza,

furia desmedida.

Si te gustó, ¡compártelo!