Archivo de la categoría: Poemas Góticos

A Los Sueños Enterrados

Por tus desechos viviendo,
Por tus deseos muriendo.
Por querer todo perdiendo
Sin vida, perdiendo sueños…

Para continuar leyendo este poema visita el link que se encuentra en los comentarios

Si te gustó, ¡compártelo!

La Misma Historia

No estamos en la misma pagina, pero estamos en el mismo libro y el final todavía no está escrito.

Si te gustó, ¡compártelo!

Todo Lo Que Querías.

Era yo, todo lo que decías que querías era yo, pero parece que se te olvido.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

¡Shhh!

¡Shhh!

Calla ausencia, calla,

que tu bullicio llena mi alma con palabras de esfinge.

Mi mente envuelta en tus caricias,

es como el sonido infinito de las noches atentas.

Y mi conciencia rodeada de tus susurros,

desciende a la oscura infinidad de tu afonía.

 

Calla silencio, calla,

que tu ruido no eclipse mis aposentos,

aún si en éstos,

tu reino habita por largos momentos.

Y, tus gritos, me siguen en el oscuro vacío,

como almas residentes en mis pensamientos.

Oh silencio, ¡calla!

tu presencia tiene un apetito de vida

y yo llevo un aroma a ruda danesa.

 

Calla noche, calla,

que tu tentación de precipicio,

no toque mis puertas,

que siguen cerradas, por temor de verte cerca.

Permite al sol un nuevo relevo,

al cielo una nueva promesa de oro

y, al hombre…una lejanía de sí mismo.

 

S. Zúñiga, 2018

Si te gustó, ¡compártelo!

De Todos Los Destinos En Mi Corazón

¡Echar anclas!, mirad aquella sinfonía en piano

Escuchad a nuestro leal silencio, siendo él

Sientan las sabanas, impregnadas de buen augurio

Contemplad aquello, presagiando querer

¡Mi amada!, contemplad-me acudiendo al recuerdo

Mermando ideas de olvido con banalidades

   Abrigando en mis manos un caudal de momentos

Trayendo tempestades a tus otorgados mares

¡Escuchen todos!, negaos a concebirla Quimera

Aceptad este fragmento de realidad sin mezquindad

Vean lo cierto en la farsa

Aunque hiriente resulte esta contrariedad

¡Señores!, Ostentosos lugares cobijo en este mundo

Un orbe que una vez entregue

¡Mi amada!, te cristianizaste en mi mundo

Un mundo en el que anclas eche

Si te gustó, ¡compártelo!