Archivo de la categoría: Poemas Góticos

Tengo Miedo

Tengo miedo. Amado, tengo miedo.
Inclinándome a la razón, mi alma está.
Agobiándome el corazón afanado,
rellenando mi mente de incredulidad,
traspasando mi propio temperamento,
atándome a los inmensos recuerdos.

Querido, el miedo a cosas inesperadas
me arrebata las fuerzas y armonía;
pasan años, y yo caminando estancada,
amarrando los anhelos futuristas.
Tengo miedo, bebe… Óyeme, por favor.
Miedo que mis sueños queden en sueños.
Padezco abulia… pero tú ni te enteras,
y me replicas donde tengo que buscar,
que conozco las sendas desde antes,
que debo acercarme, que debo luchar,
sin sentir este miedo que me esnuca.

Al levantarme cada día, me canso de esta mierda,
y no sé ya si es tu mierda o la de ellos,
pero ya estoy vuelta mierda
por tus mierdas que me dejan;
No quiero seguir buscando unas sendas,
lo que quiero, amor mío, es que aparezcas.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

El Nuevo Mundo

Comienza el nuevo mundo  destrozando realidad,

rodeado de tristezas absorbiendo su vitalidad.

Mientras unos  regocijan otros sufren de felicidad,

abriendo  paso esta el dinero en esta sociedad.

 

Momentos de agonía, cubiertos de simpatía,

crean la discordia que roba la alegría.

El rico se jactan de armonía, el Pobre es tratado como escoria,

así es como tristemente  funciona esta historia.

 

Las estrellas ya no quieren ser soles,

pues han dejado atrás sus esperanzas e ilusiones.

Dicen acusar a criminales de robar sus emociones,

y a Dios de no escuchar sus  preocupaciones.

 

Los ancianos ya perdieron el recuerdo,

del mundo y sus retoños.

Aquel hermoso lugar absorbido en el pasado,

por aquellos que de el se declararon dueños

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Recuerdos olvidados

Nuevos inviernos. un sin fin de recuerdos olvidados y palabras que se escuchan como ecos..

”ellos no existen”. la melodía sin duda tapiza sus expresiones que afligen y opacan mis manos que anhelaban volver a sentir ese llanto alrededor.

Estas polillas oscuras no son las mismas que dejé en el ayer, esta fragancia efímera de poema se desvanece en sonrisas que alguna vez podre recordar en mi baúl de pensamientos extraviados.

Todo decae como hojas sin tinta, esta dibujado a lápiz colorido pero este frio y su viento desgarraron trozo por trozo la sinfonía de ello…

ahora dime…
Es tú luna perdida o es la mía? porqué quieres que me vuelva esclavo de lo incierto?

solo vago por el camino más largo en días perdidos. bajo una lluvia clara y deleitante…

oh! querida, cuándo podrás gritar sin ser interrumpida? , que te hacen en este viaje sin rutina?

Es hora de besar las mismas espinas que me reencarnaron… exacto querido muñeco de trapo… hablo de esos fragmentos que perdí mientras que los paisajes cambiaban de estación y sus sueños eran convertidos en pesadillas.

 

por supuesto que solo el sollozo de la luna y su querida sombra sabia lo que el alma cantaba en cada amanecer y no hablo de suspensos en libros , sin duda esto va más allá de ser alguien risueño.

Esta vez no caigas sobre sus rodillas mi querido gato nocherniego, solo suspira ante lo despiadado y ve ese alba claro oscuro sin dueño alguno, aún lo recuerdas como si hubiese sido ayer donde los escritos eran  el arte en nuestras paredes…

Karla corrales

Si te gustó, ¡compártelo!

Mi querida soledad

Soledad, indescriptible y amarga amiga ¿Que has venido a hacer de nuevo ante mí? ¿No te fue suficiente arrebatarme todo rastro de sentimiento ya hace un tiempo? ¿Que deseas? ¿Qué me imploras hacer? Siento tu frío al acercarte de manera seductora paso a paso,tus labios uniéndose lentamente con los míos y en vez de sentir calor provocas simplemente un vacío en mi interior, abrazándome para que mis lágrimas broten sin más.

Desearía que ya no estuvieras allí, pero quizás eres la única amante que me ha hecho sentir seguridad hace mucho tiempo, porque realmente nunca has dejado de ser fiel estando a mi lado sin intenciones de alejarte. No sé si agradecer u odiarte, pues eres a la vez mi más dulce compañía y la más desagradable.

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Diego Salazar está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Si te gustó, ¡compártelo!

Inmóvil frente a la nada

El crepúsculo reverbero en el filo del horizonte

Desplazando las tinieblas como el relevo

de una generación que ya no se esconde

Y ahí estabas…

Con vestido nuevo

Y los pies desnudos sobre las hierbas

Coherente con la quietud

Que siempre te caracterizo

Acariciando el paisaje verde

sin apenas moverte

Apuntaste tu mirada vacía hacia mí por unos segundos

Causando una singularidad espacio temporal

En  milésimas

Devoraste miedos e ilusiones sin discernir

Apostándolo todo al negro de tu pelo

Como una vieja iglesia medieval

En medio de Rotterdan

Me consumen las ansias

Por acariciar tus pómulos repletos de gracia

Por antonomasia

Eres perfecta como un

Drogadicto al que la primera raya no le afecta

Desde arriba vi tus ojos

Deshilando el cauce de mis delirios

Y sin pensar un segundo

Me lance a tus labios

A probar un poco de mundo.

Si te gustó, ¡compártelo!