Archivo de la categoría: Poemas Románticos

Perder la batalla

 

Me confundes, me revuelves los sentimientos y de pronto hay un terremoto en mi corazón, sacudiendo y agrietando todo a su paso. Creo tener todo bajo control, pero ¿realmente lo tengo? Si aún estás en el centro de mi mundo. Siento que estoy cada vez un paso más cerca de tu alma, pero quizás solo sean mis ilusiones flotando en el aire que respiro, porque el sueño de tenerte parece ficción. Aún tengo miedo, no puedo negártelo, temo estar sobre valorando lo que siento. De lo que sí estoy segura es de salir ilesa de un hipotético rechazo, porque de tantas caídas he aprendido el arte de ser indestructible. Así que venga, hazme mierda con todo lo que tengas, podré soportarlo; pero dime que eres mío y me derrumbaré en tus pies, perdiendo la batalla que creía ganar mientras juraba a los cuatro vientos que el destino junto a ti no fue hecho para mi.
Si te gustó, ¡compártelo!

Adictos



ADICTOS

Tu forma de quererme es 
conflictiva y misteriosa. 
Me quieres hoy y mañana 
me ignoras.

Eres real porque me miras 
con admiración, me abrazas 
con temor y me besas con 
adicción.

Le temes al amor pero 
aquí estas, le temes al 
amor pero sientes 
atracción.

Pero aun así amas tu 
soledad, ¿Por qué?.

Amas tu soledad porque 
respeta tu silencio, tu 
tiempo y espacio, mientras 
que yo solo respeto tu 
estado complicado.

Amas tu soledad por 
infinitos motivos, pero 
a mi me quieres porque 
te hago sentir vivo.

Eres un adicto porque 
amas tu soledad pero 
eres adicto a la felicidad.

La soledad es tu tranquilidad 
y mi compañía tu estabilidad.

Pero no eres el único adicto. 
Yo soy adicta de tu ser y 
querer. Te quiero con tu 
soledad y toda tu complejidad.

Somos adictos por necesidad. 
Necesidad que solo estando 
juntos podemos suministrar.

-Ssc.
Derechos de autor reservados.
Si te gustó, ¡compártelo!

El momento dorado

¿Recuerdas aquel momento dorado?

Fue tan aleatorio como escribir lo que ya había borrado

Tus expresiones explícitas y clasificadas

Se guardan en un cajón de numerosos segundos

Los viví en ocasiones moribundo

Desvelado en las noches, queriendo ser oriundo

De tu simplicidad vestida de egocentrismo

Quería a mi virilidad en el fondo de algún abismo

Quería tu carne pero no quería atraerte por lo mismo

Si la merezco que sea por mis instintos

Si me mereces que no sea por conformismo.

 

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Poema: ¡El hasta pronto es un adiós!

  •     Ella me miro ligeramente.

La mitad de una sonrisa se dibujaba en su rostro:”¡Hasta pronto!” me dijo , y fué entonces que lo supe , no regresaría . No era una promesa era un adiós disfrazado de esperanza .

En aquel momento juro que con todas las fuerzas que emana mi humanidad , quería detenerla o tan solo tomar su mano y rogarle que no se fuera ; de aquel lugar ; de aquel día, de mí.
¿ Habría servido en algo mi súplica ?

¡ Probablemente no !

Porque ella es de esas mujeres que deciden una sola vez y por todas. Tiene determinación ; aunque parezca confundida . Por tal razón , ante puse mi sinceridad y respondí : ¡”Adiós”!

Mientras ella se alejaba en la soledad de aquel autobus fantasma . Así , poco a poco se desvanecía, en el recorrido de un largo camino . ¡ El que ella decidio tomar!

Yo seguía ahí , de pié, odiandome en aquella tarde.

Una parte de mi decia:

“¡Ve por ella cobarde”!

Y la otra simplemente, la otra en voz muy suave exclamaba:

Sigue tu camino has hecho lo correcto”!

 

By Steffany Roessler

Si te gustó, ¡compártelo!

La chica de mis sueños

Me la mamaba,

estaba dura,

y no me refiero a mi polla,

ella estaba dura

 

Le cogía de los hombros

apenas se movía,

estaba congelada, y fría,

como los muertos

 

Sí, estaba muerta

y yo insistía en que me la mamase,

entre más insistía más duro

su cuerpo se volvía.

 

Hasta que a base de insistir

al fin me la empezó a mamar,

hasta que le dio por hablar

 

Empezó a gritar,

a escupirme,

decía que daba asco tremendo

que ojalá me muriera.

 

Todo eso mientras me hacía una paja,

con el cejo fruncido,

con cara de odio,

rechinando los dientes,

jalando con fuerza,

furia desmedida.

Si te gustó, ¡compártelo!