Archivo de la etiqueta: futuro

Sugestionado

SUGESTIONADO

Anhelo volar, pero me brotan escamas,
anhelo callar muchísimo y me azoro;
No hay hoja seca que no sea resta,
no hay sombra noble sin desenfreno.

Anhelo escuchar, pero me trago brumas,
anhelo esculpirme, pero me invalido.
No hay futuro callado que no estalle,
no hay fruta ni raíz de viento lento.

Dormiré, pues, antes que podrirme,
aliento descarnado, hueso del eco,
modelo caduco, sentimiento en fermento.

¡Adelante! ¡Adelante!. Nada sé del morirme,
adelante, a comer lo ya comido,
adelante riso, fecunda tu risa.

Entre más viernes menos madejas,
más lunas. y menos miércoles.
Por eso, el pino perece pétreo.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!

El Último Enigma… (Cuento Experimental Surrealista)

El último enigma
(Cuento experimental surrealista)

Cuando el aliento hubo al polvo desenterrado, una
voz se perdió entre los silencios, y las rodillas
volaron y devoraron su angustia al espejo en la
tormenta del escarabajo.
¡ Uf !… Los algodones presurosos embriagaron
al tabaco en el asfalto, los latidos espinados.
Entre la niebla limpia se cultivaron los huesos,
y se gastaron los escalones hacia el cielo
abajo de los pantanos en ruinas.
Los ojos cerraron las cortinas en el nido
de los remiendos– mintiendo–con las manos,
por la orilla de las conchas.
El escombro y la codicia se expandieron.
Las langostas rindieron culto. Los fusiles
quemaron las rodillas a las balas.
En los vidrios de los vientos, aún desbordados,
los peces con flechas rociaron las nubes.
Mil campanas rodaron– y en el mar de la
existencia, un reloj perdió el tiempo, desgajando
el vigor de la esperanza, y los íntimos cordeles
de la memoria, más allá del terremoto y la tormenta.
Un camello vendió la sed en cucharadas.
La red y los pulpos esculpieron al desierto,
y engendraron la orfandad en la sombra.
Las alas tejieron sus raíces.
Y el caos se refugió entre las lágrimas.
La sal se ha hecho negra y la luz espesa,
con la luna en el zapato adoquinado.

Desde entonces, el sol perdió su brillo
en las pestañas del gusano por los murmullos
del cobre. Luego, en la gruta ampulosa,
el engendro se engolfa destemplado.
Y el dedo que se mueve pierde el brazo.
Con la arrogancia que sofoca la ternura
en la sonrisa. Haciendo del asco la costumbre.,
de los pañuelos ignorados.
La mayor victoria fue hacer las cloacas
enormes. Degollar los cometas del subterráneo,
arrinconar todo fracaso en el techo y hacer
del lecho el averno.
Nada indecible fué posible.
La paz sudaba rabiosa, el sendero de las
hienas vestidas con cinismo.
¡ Qué graciosas las manchas de la sombra !.
En los trajes populares
de los semblantes deformes.
Donde el retroceso se yergue
con la estatura elevada del pozo
en cada escalofrío inútil.
___ ¿¿ Con qué cara el futuro nos espera ??.

Y… ¿¿ Quién con el mal
fabrica el bien… Al infinito repetido ??.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Del texto y de la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!

Insulso Disturbio… (Neosurrealista)

INSULSO DISTURBIO
(Neosurrealista)

Dispuesto el futuro desayuna ligero,
pesados pasados al filo del hilo.

Con el hielo que aquilata y comprende.
Porque es el gesto febril drama y comedia.
Porque hace de ello mil parajes y vientos.

Y nada entre la nada. Con nadie al lado.
Escucha las naranjas y las piedras muertas,
los recuerdos que sin remedio arrastran,
el fulgor de las cadenas condenadas.

A veces musgo amenazante.
A veces espigas de alabastro.
A veces comestible cabellera.
A veces alas, espinas y nieblas.

El perfume mordido, combustible punzante,
desnudez furtiva y nuez del humo estéril.
¡Oh, encrucijada dichosa!.
¡Oh, espejo, enemigo insaciable!

Esconde al vano viento el rostro.
Esconde al sueño afín al fin.
Tanta realidad de labios muerta.
Tan inexplicable como excesiva.

En la matanza del polvo altivo,
impasible escuadrón intangible.
Por esa ingenua magnitud ruidosa,
y ruinosa es. La espiga marmórea…

Si te gustó, ¡compártelo!

Incienso…

He descubierto el verso,

he traspasado el plasma espeso del incienso.

He descubierto el presente del futuro incierto.

Más no hay pasado verdadero, sin el susurro del viento…

Es incienso…

Es el aroma del poeta inquieto,

El pigmento de la ceniza expresa lo que siento.

Es el incienso…

En un tupido velo suave como la seda,

El reloj de mármol en la vereda…

El tiempo hecho escultura,

Y tal parece, que el poeta y su cultura, ya merecen santa sepultura…

Es incienso…

Licencia Creative Commons
Incienso… por Alejandro C.A se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://cuentosypoemas.com/es/2013/04/incienso/.

Si te gustó, ¡compártelo!