Murió En Oleiros

No permitiré que quedes

sepultada en el adiós

que me sabe a olvido

sin que sepan que has sido

un huracán en mi vida.

 

Tú eras mi meta, madre,

para ti yo me vestía

y dejaba los pinceles

realzando un lienzo limpio.

 

Supe que tú lo eras todo

cuando tus manos murieron

sin abrazarse al las mías.

Tú no estabas a mi lado

y yo era la hija triste.

 

Ya no estabas en mis risas.

Ya no estabas en mi vida.

Ya no tenía tus besos.

Ya a ti no te tenía.

 

Sentí que me había muerto

en la que fui hasta el día

que me dijeron que tú

sin mí te habías ido.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.