El Triste Recuerdo De Un Alma Solitaria

 

***… “Me encontraba caminando sin rumbo fijo, acompañado por el abrazador frió y la densa oscuridad que me ofrecía aquella triste noche…

Los recuerdos me invadían como fugases estrellas q no paraban d aparecer una tras de otra en el inmenso y vació espacio privado de mi propia mente, mientras que en mi corazón a causa de cada uno de ellos me agobiaba un fuerte dolor, como si de mil puñales se tratasen…

Me senté a mitad de una plaza a observar las personas q en ese momento pasaban por ese lugar, tratando de despejar un poco aquella terrible pena, note q algunas sonreían, otras hablaban y otras simplemente caminaban, no pude evitar preguntarme como seria la vida de cada una de ellos, sus problemas, sus alegrías sus tristezas…

Perdido en las incógnitas q me producían todo aquello no me percate de la presencia de alguien q yacía sentada a mi lado, una mujer de piel blanca como la nieve, cabello negro como la noche, labios color rojo como la sangre y ojos azules como el mar…

No pude evitar cruzar mi mirada con la de ella, su mirada desprendía soledad serenidad y ternura, borrando y despejando en mi todo malestar…

Ella sonrió y pregunto?:

“Tanto tiempo has esperado y deseado este momento q ahora q me tienes a tu lado no sabes que hacer?.”

No lograba entender nada, era la primera vez q la veía a lo q solo pude responder con otra pregunta:

“Perdón nos conocemos de algún lugar?”..

Ella no dejaba de sonreír .mientras q con sus manos peinaba su cabello de lado, me miro de nuevo fijamente y dijo:

“Has escuchado alguna vez sobre la puerta a un mejor mundo, donde no hay sufrimiento, ni dolor, ni decepciones, ni limites, la entrada al verdadero conocimiento, la paz a cualquier alma y a quien todos temen pero nadie puede evitar… piensa q es lo q mas has deseado todo este tiempo y encontraras la respuesta pues solo por ello lo lograras obtener”…

Mi mente quedo en blanco, las palabras brotaron de mi en voz baja y sin pensar:

“Solo deseo volver a estar con alguien q fue arrebatada de mi lado hace mucho tiempo, no tengo tiempo para acertijos ni humor para bromas, disculpe q pase buena noches”…

Al escuchar mi respuesta la mujer se levanto, se poso enfrente de mi y extendió su mano, sonrió y solo dijo “Espera, q estamos esperando, hagamos q ese deseo se vuelva realidad”…

Tomo mi mano como si fuéramos novios y empezamos a caminar, calle por calle, avenida tras avenida, hasta llegar a un edificio de 20 pisos…

Ella me detuvo en plena entrada me beso en la mejilla y mientras me abrazaba susurro :

“Me deseas no es así?… pero solo porque deseas estar con tu amada esposa… Ya debes saber quien soy, a que eh venido y la razón por la cual te eh traído hasta aquí… solo sube hasta el ultimo piso hecha un vistazo hacia abajo y lo comprenderas, piensa y analiza, toma una decisión, si tomas la correcta puede q me veas de nuevo solo q esta vez con alguien mas a mi lado esperando por ti”…

Ambos nos miramos fijamente, esta vez ella no sonreía y mientras pensaba si ella era quien pensaba q era de mis labios salio solo dos palabras “Espérame aquí”…

Entre, camine hacia el elevador, espere, presione el ultimo piso y mientras las puertas se cerraban en frente de mi comencé a recordar cada momento, cada risa, cada pelea, cada detalle de mi amada esposa la cual había perdido años atrás en un terrible accidente de trafico…

Llegue al ultimo piso y me pose en el balcón, observe hacia la planta baja y allí se encontraban dos mujeres una era la muerte y la otra era mi amada esposa…

Entonces supe q no había ninguna decisión q tomar…..****

R.J

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario