AQUILATADO EXHORTO

AQUILATADO EXHORTO

Por el sabor de la sombra camina, camina
un ensueño bajo la lluvia, la lluvia
en los cuadernos del recuerdo abanicando
¡ Si, lo supiera de noche !… Nadie, nadie
limpiaría de las estrellas el reposo
en la orilla bordada de un grito grato
entre la danza que araña un gato somnoliento.

Mirando esquivo el alto preludio de las lunas
que se atreven a esconder el silencio enrojecido
de la cansada sed que se bebe un lago ligero
en el follaje quemado por la uva definitiva
en el otoño sin calles ni vitrinas otoñales
en la cintura imprevista del acero inocente
Aquilatado el exhorto absorto ya no camina.

Allá donde las orugas fabrican las muletas
y al pájaro angustiado por las cáscaras del cielo
con los depurados hormigueros de flamas duras
¡ Oh, agoreras del frenesí del corcho !… Ya canta
tendido en la brisa del dolor adormecido
un rédito transeúnte que aguja fragoroso
un turbado manantial que dibuja austero.

Aquilatado aguafuerte aglutinado del usufructo
Exhorto… Menos que bisagra en demasía
Exhorto… Más que yacija en calentura
¡ Entre la vertiente hirviente y saliente !
Porque desosaron los recuerdos del polvo
¡ Antes que ellos los deshuesen grises !…….
¡ Antes de las exequias deshuese su sonrisa !

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.

Si te gustó, ¡compártelo!

AL AMO EMBOSCADO

AL AMO EMBOSCADO

Desemboscarte puedes si quieres,
de las monedas monas en manadas.

Álame álamo al tálamo
siéntelo enraizado al viento
como como desayunando noches
que destilan tildando al tilo
de atormentado noble roble
cuando el pino empina sin tino
al destino liberando libre…

Si yaciese como enlunado sol
asolando con erosión y aridez.

Aquel que yergue al viento luces
con lecho ondeando por la colina
del cedro al ébano malévolo albo
solo porque hubo erguido vinos
vistosos bienes miles mal habidos
entre pulsos acelerados y vaivenes
sin sentir remordimientos clementes.

Aún no morirán, al morir, todos
todo lo que deberían y debieran.

Álamo álame si puedes alar
ahí donde yazgo, ahí donde yaceríais
si humanos fueran los humos y cenizas
si irguiéremos hábiles al bosque núbil
del fuego atroz y tala infame evitando
y deslumbrando flamas infecundas
latitudes endulzando humedecidas.

Sí, sí… Vivirían, al vivir, muchos
conviviendo amos de la vida
para morir bien digna muerte.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.

Si te gustó, ¡compártelo!

Embrujo Omnímodo

EMBRUJO OMNÍMODO

Bramaba la obscura cintura ágil
con el triángulo ardiente ligero.
¡Cuánta geometría es ahora poesía!.
Como caricia daga cualquier palabra.

¡Que pene!
y pene por la culpa
por la espada
por el baile.
En toda cama.
¡Que cuello
ni que rodillas
el pie planta
en las manos
bellos dátiles!.

El rincón suspira la vestidura amable.
en un alto salto del pavimento herido.
¡Que no se cansa nunca!. Sólo sueña.
Tan bermejas como viejos son perlas.
Entre la honradez pobreza es rubí,
y el tenue cobalto plata y titanio.
Nevada y sin querella solo combustión.
De alguna noche helada hace incendio.

Ya verás
¡Cuándo ares será más fácil!.
Por eso
¡Asir risa es más saludable!.
Porque
Entre las ácidas sádica es la dulzura.
Y dicen:
Oremos somero al santo
que más convenga
y de más lana.

¡Bébanselo averíguaselo y dí!.
Ya no comas arroz zorra felina.
¡Demuéstralo con la dignidad del membrillo!.

Lo que en el albor temprano emprendiste.
El siervo y el tirano a los versos murmura.
El amor no tiene encono ni sabroso abandono.
La vibración profunda sólo muestra vida.
Solo admite con embeleso el camino cierto.
¡El suelo sin tacha no existe!. Ni hay.
Verdes y azules los caballos son el viento.
Por eso. ¡Voy a comer agujas despuntadas!.
Y con las tijeras castañas y nueces.
El nogal abandona el nido salado,
y el roble con idealismo perece.
Volar y dejar morir ave y vuelo,
es de la gloriosa pluma el consuelo.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Del texto y de la imagen.

Si te gustó, ¡compártelo!

“Arcoiris Incansable”

Aveces La Vida Cansa A Través De Los Problemas Que Se Desatan.

El Corazón Te Empuja A Llorar Pero Solo Las Personas Fuertes Saben Esperar.

Esperar A Que La Tormenta Termine Y Aparezca El Arcoiris.

El Arcoiris Con El Que Todos Soñamos A Veces Anhelamos Y Que En El Camino Nos Alejamos.

Nos Alejamos Porque Queremos O Porque No Lo Merecemos.

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.

A %d blogueros les gusta esto: