Archivo de la etiqueta: Amor

Soy Tuya

Soy la lluvia que  recorre tu fuego,

la niebla que desnuda tu pecho,

me desarmo ante ti bajo el cielo,

uno a uno espero tus besos.

 

Como un tigre blanco tu amor acecho,

bebo de tu boca, bebo de tus besos.
Soy como las hojas de un árbol en otoño,

soy como la brisa que toca el rio,

soy tu vida ante la muerte.

 

Mis huesos  inmóviles esperan tu calor,

cada uno de mis suspiros son tuyos,

cada centímetro que poseo te pertenece.
Tú eres mi salto a la verdad,

tus ojos son mi libertad, mi luz.

 

Ni el odio ni la envidia nos pertenecen,

somos solo amor puro…puro amor.

Soy tu mujer, tu esclava, soy tu noche  tu día.

Soy un mundo solamente para ti.

Si te gustó, ¡compártelo!

Solo Tu, Solo Yo

Solo tú, Solo yo

 

Cómo soñarte si no te he concebido

Si te concibo siento que te pierdo

Cómo poder perder algo que no tengo

Me lo pregunto en todo momento

Déjame creer que si te tengo

Quiero creer que solo es un mal sueño

Pues cuando llegas, siento que ya no eres

Cuando te vas, siento esperanza marchita.

 

Suelta mi pensamiento

Abraza mi realidad

No soy quien tu esperas, pero te amo de verdad

Como las gotas que dan vida

O la nieve que se convierte en vapor.

 

Te espero con toda mi fragancia

Para no dejarte más

Ya no me importan lo demás

Solo tú

Solo yo

Nadie más.

Si te gustó, ¡compártelo!

Guardada

Ella guardada, entre mis recuerdos más ficticios,

Mis ilusiones taciturnas y mis horas de recuento,

Un poco arrepentida por momentos

Y con un tono de belleza lúgubre.

 

Ella, entre la imagen y el tiempo

Con la mirada fija a la nada

Guardada en el misterio de la distancia

Los sueños y tal vez el llanto.

 

Ella, un poco despeinada

con cabello de fuego y ojos profundos,

guardada sí, entre mi pecho y mis desvaríos,

retraída no, atraída a lo desconocido quizás.

 

Ella, refugiada entre rock de los Ochenta,

Camisones a cuadros y pantalones de cuero,

puede que me guarde ese lunar sobre su nariz

y asiente sus cejas con una sonrisa,

Ella guarda secretos lejanos y cercanos,

Inminente, salvaje, como un sueño…Guardada.

Si te gustó, ¡compártelo!

Un Te Amo

Tu y yo estamos en nada, 

somos tímidos 

y solo abrimos el corazón

 ante emociones imitadas;

¡¿Quién te dice que no puedes

estar conmigo?

Parece que hay un abismo 

entre ambos, pero aún así 

puedo verme reflejado

en tus pupilas.

¡¿Qué demonios significa

un “te amo?!

La llama de una vela deja

un elegante hilo de humo

cuando es apagada,

cediendo lugar a la inexistencia 

¿Así de frágil es todo esto?

Hemos envuelto y etiquetado

nuestro corazón 

con el nombre del otro,

pero siento que ellos conspiran

como el otoño mata a las hojas.

Diez son las razones 

que ellos alegan reprendiéndome

y las que más maldigo,

solo ahora un cero

sería perfecto, un cero.

¿Quién tu corazón me roba?

Tu y yo estamos en nada,

jamás te daría una rosa

si no la desearas

lo peor es que no somos tan 

fuertes para enfrentar el miedo,

no podemos decirle al viento 

que mueva el polvo en círculos

ni al sol que se quede en el filo

del horizonte para siempre.

¡¿Que diablos significa

un “te amo”?!

Si te gustó, ¡compártelo!

Por El Fuego Del Cristal… (Neosurrealista)

POR EL FUEGO DEL CRISTAL
(Texto Experimental Neosurrealista)

Dónde el núbil fuego adorna
su deseo que tiembla
ciego el viento de opaco
nublado borrascoso en el
espejo de los secretos…

Con todos sus inconvenientes, el amor fortalece el latir
de los corazones débiles, que dan cuenta de sus labios
enrojecidamente peligrosos, con toda su habilidad y sus
jugos explosivos, que cultivan con los años, las defensas
que terminan en un callejón sin salida, como prueba el
mar al peinar la jungla, fabricante de ilusiones entre noches
de pomadas sobrevivientes, que abren horizontes alegres
armados del crecimiento, que ofrece ventanas de peltre.

Por la música de nácar
el instante ha cesado
en la infancia del otoño
escribiendo al viejo
invierno de núbil nieve…

Porqué el sucio camino serpentea hasta la cumbre rosa,
que se asoma entre la inusitada pastura, con las astas
que apuntan al cielo altamente desarrollado, en la roca
en su esfuerzo por ser esponja, con el impulso de una
cuadra, patrullando la playa de un kilómetro, que a nivel
de la calle no se siente, ni más abajo de él, para mostrar
el respeto debido, que derrama su verdad cruenta, dentro
de una canasta de seis milímetros de diámetro…

En la memoria
de la mirada silencia
una libélula canta
al último trineo
¡Qué trina qué truena!…

En cada detalle del nuevo colchón, que reconoce la tarde,
por la exquisita extensión del cilindro, en perfecto trance
de equilibrio, y sorprendente actuación, al trepar los árboles,
y fotografiar los orangutanes cara a cara, muy baratos, y
entre un montón de pelambre enmarañado… ¡Por el fuego
del cristal!… Dada la baja densidad del incremento de los
quesos, en la incesante cornucopia de los suculentos osos,
por estar ahí la bonanza del cristal tropical fuego…

En el alma que suspira
por los bienes fugaces
campanas arcanas
de fúlgido atavío
¡Por el ardor vidrioso!

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Del texto y de la imagen.

Si te gustó, ¡compártelo!