EL DÍA QUE DIOS ME VISITO.

Eran como las cuatro de la tarde, nosotros vivíamos camino a la subida de Necoxtla, cuando de repente se presento un señor un limosnerito sin zapatos, y con ropa muy roída de momento me espante y empecé a gritar.
-¡Abuelita! ¡Abuelita! Hay un hombre en la puerta.
A lo que el hombre me dijo con dulzura.
-No nena no te espantes. Yo solo vengo a preguntar ¿Sí no tienen algo de comer?

Mi abuelita al oír los gritos, salio vio al señor y le pregunto.
-¿Qué desea usted señor?
-Tengo hambre y sed señora vengo de un lugar muy lejano, no tendrá algo que calme mi hambre y mi sed.
Es lo que le contesto el señor, mi abuelita sin ningún temor le ofreció una silla, el limosnerito se sentó en ella descansando sus pies se veían ampollados de todo lo que había caminado.
Sin ningún sentimiento de codicia busco ropa que mi papa no usaba pero que estuviera en buen estado se la dio.

-Señor pase al baño y póngase esto, para que no le frio es ropa que ya no ocupa mi hijo y también estos zapatos eran de mi esposo.
Esto le dijo mi abuelita y el señor paso a cambiarse de ropa y se puso los zapatos en lo que mi abuelita le servia un plato de sopa caliente y le hacia un blanquillo no éramos de dinero.
Pero mi abuelita era de un corazón noble y desprendido así que mi abuelita lo atendió como si fuera un familiar un poco agua de limón.
El señor se dirigió a mi abuelita y le dio las gracias y con mucha ternura me hablo diciéndome.
-Aprende que la nobleza y desprendimiento del corazón de tu abuelita, es una mujer excepcional.
Cuando nos dijo esto se despidió y se marcho rumbo a Necoxtla y yo me le quede viendo a mi abuelita y le dije.
– No te dio miedo era un desconocido a mi me dio miedo abuelita. Pero los ojos del señor eran muy buenos.
Mi abuelita se sentó en la silla y me cargo y me dijo.
-Eso hay que ver, la bondad y la nobleza de los corazones y aprender que a veces en una persona como esta se te puede presentar dios probando tu fe y tu corazón.
Yo me baje corriendo y salí a la calle a ver para donde se había ido el señor y lo vi caminando todavía hacia el cerro,
Y cuando llego a la subida volteo y movió su mano despidiéndose de mi pero ya no subió el cerro subió en un rayo de sol hacia el cielo, y su cambio era impresionante llevaba una túnica blanca y cabello largo y la ropa que mi abuelita le había dado quedo en el lugar. Le grite a mi abuelita.
– ¡Era dios abuelita! ¡Era dios!
Mi abuelita sonrió se encamino a donde había quedado la ropa, y la recogió y alzando sus ojos al cielo dijo.
-Gracias Señor por mostrar que existes,
Y por tu visita gracias por tantas bendiciones. Y por que a mi nieta le has demostrado que existes.
Desde entonces y para entonces veo a la gente humilde a los ojos por que se que entre gente muy humilde puede andar ¡Dios! Solo en sus ojos hay amor, Bondad, Nobleza y todo el amor de un padre a sus hijos.
Hemos de fijarnos bien de lo que nuestros ojos ven, para guardarlas en nuestro interior, y pasar nuestras experiencias a nuestros hijos y a nuestros nietos.
Y dios siempre esperara a que nosotros le abramos nuestro corazón fíjate bien dios puede estar a tu lado
Escrito por. Akire Astrid la nave de los dioses.

Si te gustó, ¡compártelo!

Al Amor De Mi Vida

Cuando creí que ya no había mas nada

Llegaste a rescatar mi alma

Llenaste de luz y de alegría

A un alma fría y vacia.

Mi compañero de aventuras, mi confidente

Mi fortaleza y mi melancolía

Tu amor callado tuve siempre

Y yo por tonta no lo comprendía.

Viniste a rescatarme vida mía

Cual príncipe azul, eres mi cielo

Eres mi paz, mi luz, mi día a día

Eres todo aquello que soñé sin saberlo.

Tu fe, tu amor y tu paciencia

Han librado del dolor a tu princesa

La haz librado de fantasmas y de miedos

Te haz convertido en el amor de mi vida….

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Ultima Carta Al Ohdioso

Mi dulce y arrogante amor:
En estas lineas me despido para siempre…..

Te he llorado muchas lagrimas y ahora se que ya es tiempo….
Antes que nada quiero que sepas que fuiste muy importante en mi vida, que me enseñaste cosas maravillosas de mi y te agradezco el tiempo que me dedicaste, los momentos lindos y tu amor…..

También te agradezco el mostrarme la tristeza, el dolor y el desamor…. Por sacar mi lado oscuro y enseñarme lo cruel, fría y despiadada que puedo ser….
Pero sobretodo el haberme abierto los ojos y darme cuenta que nunca hubo un tu y yo….. Para ti solo existes tu….
Tu necesidad…
Tus sentimientos…
Tu tiempo…
Tu amor….
Tu desamor….

Debí alejarme a tiempo de ti, mas mi locura no me permitía darme cuenta que al ser Dragón al fin, no puedes evitar destruir todo lo que te rodea, lo haces inconscientemente….

Lo peor de todo es que me convertí en tu Ohdiosa, y seguí tus pasos arrasando sin piedad con todo aquello que me rodeaba y te rodeaba…..

Ambos somos culpables por aferrarnos a nuestros instintos…

Tu mataste a la pequeña gran dama prefiriendo a tu Ohdiosa creación…

Yo maté a la pequeña ninha hermosa sin piedad ni remordimientos por el simple hecho de ser importante en tu vida….

Ahora es tiempo de alejarme antes de destruirme por completo…

Y destruirte a ti….

Adios , deseo que encuentres paz ……

Yo por fin la he encontrado…..

Con amor.

Illirya

Si te gustó, ¡compártelo!

Mi Dulce Amada….

Oh amada muerte ven a mi

Cubreme con tu eterna noche

Ilumina mi cuerpo inherte con la luna

Adormece mi flagelado corazón.

Conduce me al sepulcral silencio

Ahí donde el dolor de amar ya no te toca

Donde las lágrimas se convierten en lluvia

Y el tiempo se detiene en una hoja.

Besa mis amoratados labios

Con ese beso frío y sin sentimiento

Tomando con el mi último aliento

El último suspiro que queda en mi.

Porque la muerte espera paciente

A que la vida termine su obra

Porque la vida es una gran mentira

Y la dulce muerte la única verdad…

 

Si te gustó, ¡compártelo!

El FIN

 

Mis lágrimas de sangre comienzan a fluir

Poco a poco manchando mi rostro,

Se que se acerca el fin,

De esto que creía mío, he abierto mis ojos

Pronto estaré sin ti,

Te alejaras para dejarme sola,

Te iras para dejarme morir,

Sola, triste, ensangrentada,

Se que ya  no soy nada para ti,

Lo que signifique en tu vida, no valieron nada,

Ni el amor que te daba,

Ni mis sacrificios, ni pasión, ni la fidelidad que compartí,

Te entregue mi alma, lo mejor de mí,

De esta mujer que soñaba, que estaba todo bien y que seguiría así,

Estando lejos te olvidaste de mí, de mis besos y mis caricias

De mi alma entera que te ofrecí,

Despreciaste los regalos

 Mi corazón, mi alma, y mi cuerpo

Que con tanto amor te di,

No te importo mi muerte

Ni dejarme morir,

Sola a mi suerte,

Pero sobre todo,

 Sin ti.

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.

A %d blogueros les gusta esto: