Archivo de la etiqueta: se acabo el amor

Corazón De Luna

Corazón de Luna

Corazón de Luna, que me ves, imponente,
cuidad tus labios, de mi mente
y de mis ojos tan ardientes
que por ti, y claramente,
da pensamientos indecentes.

Cuarenta noches sin dormir,
dos palabras en mi boca
con mi temple como roca,
en tus ojos podría morir.

Alegrías de noche,
lágrimas de día
de amor puro derroche
cuando fuiste mía.

Son las noches silenciosas,
que callan, maliciosas,
las miradas caprichosas,
las marchitadas rosas,
de las mentes mas preciosas.

Luna, te lo grito ahora mismo,
ámame que te amo, con toda la fotuna
pues cuando te miro siento un sismo,
que la extensa forma de mi ser derrumba.

Si te gustó, ¡compártelo!

¿Qué Nos Pasó?

¿QUÉ NOS PASO?

(Cristhian Rosales)

Nuestro amor tan irracional,
con sus cambios discretos y buenos momentos,
con la desconfianza de por medio 
que carcomía nuestro pensar.
Con la forma tan sutil de decir te quiero,
es mejor dejar las cosas así.

¿Qué le paso a la insistencia de seguir?
¿Se acabaron las ganas de continuar?
Fantasmas que se reflejan como inseguridades,
demonios que se interponen a la pequeña luz 
de nuestras manos entrelazadas que; al caminar, no importaba nada más que estar juntos.

Tu perfecta mirada, y mi manía de sentirla;
tus perfectos labios 
y mi inquietante obsesión por besarlos,
Ahora estas pero no te puedo sentir
¿Tu deseas sentirme?

Nos faltó tanto por vivir, o vivimos lo suficiente
¿Entregamos todo de nuestro existir?
¿Te aburriste de mi forma de ser?
¿Qué nos pasó? 
¿Por qué tu irracional forma de dejarme ir?

Ahora, continuo con mis días;
ocupándolos para tratar de no pensar en ti,
sé que no volveré a sentir lo que siento por ti;
pero, si no fui lo suficiente para ti, 
y solo te hice sufrir,
es mejor dejar las cosas así.
Si te gustó, ¡compártelo!

Peleas Que Destruyen

Todo iba tan bien parecíamos ser perfectos el uno para el otro tan similares, recuerdo que yo era mayor que tu  pero ah decir verdad, la edad no importaba entre esta historia de amor, teníamos sueños grandes y ambiciosos nos jurábamos amor eterno, el “siempre juntos” resonaba. El destino no tenia buenas noticias el tiempo pasaba pequeñas peleas nos fragmentabas malas compañías nos orientaban y así nuestro amor terminaba, podía jurar que estaríamos juntos pero estuvimos tan cerca pero tan lejos de serlo no podía asimilar ese momento en que decidiste decir adiós, dolía recuerdo que dolía ese momento en que te vi tomada de la mano de otra persona sonriendo, te veías tan feliz, en ese momento supe perfectamente que no eramos el uno para el otro. te veías tan bien tomada de su mano que hasta celos me daban, eran sensaciones únicas que un hombre enamorado puede experimentar al ver como el amor de su vida es arrebatado en un pequeño momento. sabia que esto había acabado y que tu no volverías.

Si te gustó, ¡compártelo!

Un Café Para Dos

Una nueva oportunidad.

En un país lejano habían 2 seres que se querían y se amaban. El un chico humilde que trabajaba para complacer a ese ser especial. Un caballero de esos enchapado a la antigua noble de corazón, cortes y educado.

Él, la quería daba todo por ella ya eran 14 años de amistad y 6 de noviazgo. Una mañana al despertar una corazonada de esas que no suelen fallar le dice, hoy es el día perfecto. Él llama a su enamorada al trabajo. Ella contesta con tono de voz mal humorado, querida hoy vamos a cenar, te tengo una sorpresa. Ella responde de forma afirmativa si claro nos vemos.

Al caer la tarde era una  fría y lluviosa, ese día era mágico, el día donde le propondría matrimonio. Gasto el poco dinero que tenía; un anillo, una reservación en un restaurante, un ramo de flores muy peculiar una rosa roja y girasoles sus favoritas.

Lo que él no sabía era que en esa tarde que se convirtió en noche, su amada nunca llegaria.

El restauran estaba cerrado recogían las mesas. Se le acerco una chica y le dijo con una voz sutil,  con un poco de tristeza. Señor ya el local va a cerrar una lástima que a quien espera no llegara.

Resignado le dijo es una lástima yo la quería, tú debes ser muy afortunada si tienes alguien que te quiera. Ella bajo la cabeza y una lagrima bajo por su mejilla. El rápidamente le ofreció un pañuelo para secar esa lagrima como todo un caballero. En ese momento le propuso, te invito un café, pero un café para los dos.

Del otro lado de la acera llego una chica y vio a la feliz pareja.  Ella salió corriendo, era la enamorada que llego tarde.  continuara…  

Si te gustó, ¡compártelo!

Si te gustó, ¡compártelo!