Archivo de la categoría: Cuentos

Carolina

No esperaba que me pasara esto, de hecho venía a otra cosa; desde que mis ojos se fijan en ella quedo inmediatamente hipnotizado. Es una mujer joven, maquillada con lo justo y necesario; unos ojos oscuros, que hacen juego con su pelo muy bien cuidado. Viste de amarillo con negro, con una maxifalda que resalta su altura y la hace ver más estilizada, terminando su tenida en unas medias negras y sandalias sin taco. Todo bien elegido pero a la vez sutil; se nota que sabe vestir muy bien, me fijo además que tiene un tatuaje con un signo oriental en su muñeca izquierda.
El tiempo pasa y toca el turno de sentarnos para recibir instrucciones, que para mi suerte las recibiría muy cerca de ella pues a mi lado estaba sentada. Le empiezo a conversar y ocurre una conexión mágica, cálida, como si de toda la vida nos conociéramos. Hablamos de nuestros pasados y presentes, lo que teníamos en común y lo que no. Pero todo lo bueno debe terminar llega el momento de la despedida, antes de irse se acerca a mí, acaricia mi brazo y se despide cariñosamente.
Han pasado algunos años, para algunos muchos, para otros pocos. No se si vuelva a verla, que habría pasado entre nosotros, si hubiera resultado, que sé yo.
Lo que sí sé es que hubo enamoramiento entre ambos, ese sentimiento que te hace ser cómplice, darte cuenta que fuiste capaz de hacer o decir cosas que nunca harías, no prestarle atención a nada que no sea esa persona especial, proyectarte con ella, creer que es tu otra mitad con quien quieres estar hasta el fin de tus días. Y lo más importante, ese ángel que te hace creer que habrá una próxima oportunidad.
Es por eso que le digo a esa mujer tan especial, esté donde esté: “Volveremos a vernos, Carolina.”

Si te gustó, ¡compártelo!

Poema Para Mi Luna

Escrito para Yessenka Lourdes Peñaloza Zambrano.

La Verdad de Mi Vida

La Vida nos ataca como un enemigo que dispara acertijos, nos moja como la lluvia, gotas gotas gotas, gotas pequeñas que nos humedecen, gotas grandes que nos empapan, necesitamos protegernos pero también queremos seguir sintiendo las gotas, esas que despiertan mil sentidos, gotas de acertijos por doquier despiertan las ganas de saber, saber la verdad, la verdad de mi vida, la falta que me haces, la voz que no se olvida, el sabor de tus besos y tus ojos como brillan, el sedal de tu cabello o el dulce olor de tu cuello, esa forma salvaje de demostrarme que mi cuerpo es tu lugar favorito en el mundo, pero ya no soy un niño y no puedo jugar libre bajo la lluvia, debo cubrirme de las gotas y acertijos con el impermeable de mi cara, con mi mirada calmada como si no doliera nada cuando lo único que deseo es vivir en ti, cuando estar vivo sería ahogarme en tu sudor al terminar el día. Aveces siento que sería mejor no saber la verdad, la verdad de mi vida.

Si te gustó, ¡compártelo!

Rasgos De Sangre

Capitulo 3
Chibiko el morfologo
elemental.

El escuadrón que acompañaba a chibiko estaba compuesto por todos los miembros oficiales del CDPE que se encontraban en el regimiento, (incluyendo a los que habían pasado el examen para entrar en el escuadrón).

– Rescaten a los heridos y llevenlos con el equipo médico, la prioridad es el pueblo, el enemigo no debe llegar a Cantfor por ningún motivo. Dijo Chibiko al tiempo que su habilidad se  hacía presente en el campo de batalla.
Giannina llegó rápido a auxiliar a Ross quien se encontraba inmóvil por la hiedra paralizante, a su vez Hasuka fue a auxiliar a Arturo quien estaba a punto de recibir el impacto del agua hirviente de aquel elemental misterioso.
Logró quitarlo del camino, sin embargo el ataque la golpeo en la pierna izquierda volandola hasta un par de dedos debajo de la rodilla.
Chibiko se transportó en la niebla y atacó directamente al elemental de agua, pero este hábilmente freno el ataque con su espada.

– Que habilidad tan peculiar para un morfologo.
Humo, neblina negra. Debes ser un elemental.

– ¿Y qué si lo soy?

– Tu debes ser Chibiko, eres famoso por ser un elemental desterrado, al igual que tu padre. Ambos son solo basura que no debería vivir.

El elemental lanzó un ataque desde sus puños de nuevo pero Chibiko con su velocidad se escapó sin problemas del agua mortífera.

– Soy Waldrius, conocía a tu desquiciado padre. Solía dar clases en la escuela de Roterhot (ciudad de elementales).

– Debes ser géiser, el elemental de agua rango 9. Según la información que ofreció el equipo de espionaje tu rango es el de capitán.

-Así es, veo que están bien informados, igual que nosotros.

Chibiko recomenzó el ataque disminuyó el alcance de su neblina hasta formar un circulo de 10 metros de diámetro, y comenzó a atacar a las unidades enemigas en ese espacio usando su velocidad en la neblina hasta que Géiser (nombre con el que se conocía a aquel elemental de agua) lo atacó de frente.

– No dejaré que mates a uno más de mis hombres maldito traidor.

Rápidamente Chibiko atacó a Géiser, pero su nivel de poder (9) no era en vano, era muy rápido y usando su habilidad se escabullía de los ataques de Chibiko, uno tras otro todos eran contrarrestados con su espada y su habilidad.

Mientras Chibiko y Géiser combatían, del otro lado de aquella pelea el elemental lobo y el elemental desconocido de la hiedra paralizante peleaban con Chop y Cooper.
Chop no dudó y tomó una rama de un árbol que estaba en el suelo y usando su habilidad la transformó en una espada larga y ancha, la cual utilizó para atacar al elemental lobo, aún que sin éxito pues este logró esquivar el ataque hábilmente. En seguida desde atrás del lobo un puñado de hojas flecha salieron disparadas hacia Chop, pero Cooper apareció con su espada para detenerlas.

– Largate Angora, estás herido y no eres rival para estos dos, no son principiantes. Lo noté porque ni una sola de mis hojas los tocó. Es hora de que comience en cerio con esto. Refuerza a los demás y si la situación se vuelve difícil dejame atrás y ve con Waldrius.

El hombre lobo elemental obedeció la orden y fue a reforzar a sus compañeros de infantería. Chop de inmediato fue tras él pero una lluvia de hojas flecha se cruzaron en su camino.

– Ustedes deben ser del CDPE, no son soldados normales. Yo pelearé con ustedes, soy del grupo elite agua roja (grupo elemental de elite equivalente al CDPE en importancia), y no dejaré que maten a nuestros soldados.

– Como quieras.
Agregó Cooper, al tiempo que iniciaba con sus ataques.

El elemental tomó un puñado de hojas de su cuerpo y las unió a un pedazo de madera de roble, que llevaba consigo.

Aquel roble no era ordinario, aunque las armas elementales estaban fabricadas con materiales naturales eran muy resistentes, el proceso para volverlos tan duros era bastante peculiar, los hombre y mujeres que forjaban aquellas armas debían tener una habilidad en común, debían poseer la habilidad elemental para modificar los componentes naturales de las cosas, y debido a que los poderes eran un rasgo de sangre, heredado a las generaciones por sus padres, era una misma familia de elementales la que se encargaba de forjar estas armas que podían igualar en dureza al acero mismo.

En el campo de batalla Cooper y Chop conocían ya muy bien la resistencia de estas armas por lo cuál no las subestimaron como lo hicieron Ross y Arturo quienes eran inexpertos en este tema…

Para continuar leyendo visite el link que se encuentra en los comentarios

Si te gustó, ¡compártelo!

Diccionario

Algunas veces, cuando no entiendo que me dicen o hay una palabra que debo revisar acudo a tus páginas.

Muy sabio es este libro que nos ayuda a entendernos, a él le debemos aclaraciones que arreglan malos entendidos y palabras que adornan hasta el más detestable insulto. Claro que no se usan mucho, casi no se leen las palabras de buena costumbre bajo esa capa de verbos que tienen tus lineas.

Escribo esto para comentarte lo siguiente, veras, creo que debes reformular ciertas cosas que la verdad no están bien.

Primero: no sé qué llamas una mala palabra. Se supone que no deben estar en tus paginas, eso está bien, pero ¿Acaso matar es una buena palabra?, ¿Acaso es algo que debamos aprender todos?.
Además de eso le dedicas una página entera en ese mar de absurdas conjugaciones que llevan igual al acto más horrendo inventado alguna vez, mientras que a “humanidad” o a la “humildad” les dedicas si acaso unas dos o tres líneas, ¿Un ente formador de un idioma no debería enseñar buenas costumbres?.

Has hecho mal señor, pero sé que lo has pagado con páginas llenas de polvo.

Si te gustó, ¡compártelo!

Luna

Sólo espero que llegue la noche, me acomodo sobre el techo de mi casa bajo una ventisca con un poco de lluvia. Ya pasará, eso creo.

La gente cree que sería un paisaje horrible, nubes que tapan las estrellas, destellos de rayos demostrando tu imponente fuerza y los vientos más fuertes desde aquel verano en que se fue mi esposa.

Me acomodo feliz en mi techo, se cumplió mi deber en el mundo, sonrío mientras destruyes mi hogar y llevas mi vida más arriba de donde algún desastre ocurrirá alguna vez.

Pronto volveré a estar con todos, ya los veo, ya se acercan tras el dolor . Hoy no muero, muere mi sufrimiento.

Si te gustó, ¡compártelo!